domingo, 13 de julio de 2008

QUE ES UNA DISPENSACION?

Las dispensaciones del
evangelio son los períodos de tiempo en los cuales el Señor revela o dispensa la doctrina del
evangelio a los hombres para no tener que depender de épocas pasadas para obtener este
conocimiento salvador. Si el sacerdocio y las llaves no han venido por las vías apropiadas, de
una dispensación anterior, estas deben también ser conferidas otra vez a los hombres abriendo
los cielos.
Siendo que el evangelio, "el poder de Dios para salvación" (Rom. 1:16), fue
primeramente revelado a Adán, hablamos de una dispensación Adámica siendo esta la
primera desde el punto de vista del tiempo. (Moisés 5:57-59.) A partir de allí, el
conocimiento y poderes salvadores del evangelio, tal como lo expresó Pablo, fueron
"revelados de fe a fe" (Rom. 1:17J, es decir de una era de fe a otra era de fe o de
dispensación a dispensación.
En la providencia del Todopoderoso, Adán está a la cabeza de todas las
dispensaciones, siendo él el sumo sacerdote presidente (bajo Cristo) de toda la tierra.
(Enseñanzas, pág. 184-185.) "Adán tiene las llaves de la dispensación del cumplimiento
de los tiempos, es decir, mediante él se ha revelado y se revelará la dispensación de
todos los tiempos, desde el principios hasta Cristo y desde Cristo hasta el fin de las
dispensaciones que han de ser reveladas... Esto, pues, es la naturaleza del sacerdocio: Cada hombre tiene la presidencia de su dispensación y si un hombre tiene la presidencia
de todas ellas, a saber Adán; y Adán recibe su presidencia y autoridad del Señor."
(Enseñanzas, pág. 199-201.) Parece que Abel, actuando bajo la dirección de su padre
Adán, tuvo las llaves de la primera dispensación. Cuando hablamos de las grandes dispensaciones del evangelio, generalmente
tenemos en mente las de Adán, Enoc (Moisés 6,7), Noé (Moisés 8), Abraham (Abra.
2:6-11; Gal. 3:6-8, 18), Moisés (D. Y C. 84:17-28); los apóstoles en el meridiano de los
tiempos (Mat.16:18-19;18:18; D. Y C. 27:12-13;128:20) José Smith y sus co-
laboradores. (D. Y C. 112:14-32.)
Las llaves y poderes usados por los profetas del Señor en estas dispensaciones de la
antigüedad han sido conferidos a hombres en esta dispensación final, pues en el
"cumplimiento de los tiempos" dice el Señor, "juntaré en una todas las cosas, tanto las
que están en el cielo, como las que están en la tierra. " (D. Y C. 27:13; Efe. 1:10.) Pero
han existido otras dispensaciones del evangelio durante los quehaceres del Señor con los
hombres. Es evidente que Juan el Bautista (Lucas 7:24-30; Juan 1:19-37; D. Y C. 84:26-
28), los Jareditas (Eter 1:41-43; 3:3-16), los Nefitas (1 Ne. 2:2-4), Lehi y Nefi que vivie-
ron en los días en que el Salvador vino (Hela. 10:3-17; 11:19-23; 3 Ne. 7:15-19; 9:15-
22; 11:7-40), y las Diez Tribus a quienes Cristo visitó después de su resurrección (3 Ne.
16:14) todos tuvieron dispensaciones del evangelio. (Doctrina de Salvación, vol. l, pág.
156-156.) Sabemos que Isaías, Gad, Jeremías, Elihu, Caleb y Jetro vivieron entre
Abraham y Moisés y todos gozaron de la plenitud de las bendiciones del evangelio. (D.
Y C. 84:6-13.) A qué pueblos ministraron y si tuvieron dispensaciones del evangelio,
son verdades que aún tienen que ser reveladas. Pablo habla de tener una dispensación del evangelio (1 Cor. 9:17; Efe. 3:2; Col.
1:25), pero aparentemente solo en el sentido en que lo han recibido también los
apóstoles de la actualidad, es decir que el Señor les revela su voluntad y en que poseen
las llaves de la dispensación en la que viven. D. Y C.112:14-32.)