viernes, 11 de julio de 2008

QUIENES ERAN NEFITAS Y QUIENES LAMANITAS?


Casi desde el día en que Lehi, su familia y amigos comenzaron su viaje hacia la tierra prometida en América, 600 años A.C., hubo una aguda división en el grupo. Los que eran fieles miembros de la Iglesia, que creían en las revelaciones y buscaban obedecer los mandamientos de Dios, se llamaron a sí mismos Nefitas, por Nefi, su gran profeta. Los rebeldes, cuyas mentes estaban nubladas por la incredulidad, que eran apóstatas de la Iglesia, tomaron el nombre de Lamanitas por Lamán, el miembro más poderoso y enérgico de su grupo. El grupo nefita incluía a Lehi y Saríah, las hermanas de Nefi y las familias de Nefi, Sam, Jacob y Zoram. (2 Ne. 5.) El grupo de Nefitas que descendían de Jacob, José y Zoram a veces eran llamados Jacobitas, Josefitas y Zoramitas. El grupo lamanita incluía las familias de Lamán y Lemuel y las familias de los hijos de Ismael. Los Lemuelitas e Ismaelitas eran parte de la gran colonia de Lamanitas. (Jac. 1:13,14; 4 Ne. 37,39.) Cuando más tarde, la civilización Mulekita se unió con los Nefitas, todo el grupo fue, a *partir de entonces, conocido como Nefitas. (Mosíah 25.) De esta manera, el nombre de Nefitas y Lamanitas fue originalmente una manera de identificar a los creyentes por un lado, y a los apóstatas de la fe, por otro. Después que hubo ocurrido la separación por grupos, para evitar que se casaran entre ellos, el Señor envió una maldición sobre los Lamanitas que causó que tuviesen la piel obscura. (2 Ne. 5:21,25.) Entonces, a medida en que se construían y desarrollaban grandes ciudades y naciones, los términos Nefitas y Lamanitas llegaron a ser un asunto de linaje y nacionalidad más que una identificación de creencias en particular. De acuerdo con esto, hubo períodos en los que el grupo de Lamanitas eran más fieles a la verdad que sus parientes Nefitas. Y hubo también períodos en que los Lamanitas cre-yentes, se unieron con los nefitas y se volvieron una gente blanca y deleitable otra vez, y eran llamados nefitas. (3 Ne. 2:14,16.) Después del ministerio de nuestro Señor entre los antiguos americanos, los nefitas y lamanitas dejaron de existir como pueblos separados, pues todos los hombres "eran uno, hijos de Cristo y herederos del reino de Dios." (4 Ne. 17.) Pero cuando vino la gran apostasía se levantó un grupo que fue llamado nefitas, y eran los verdaderos creyentes en Cristo; y entre éstos se encontraban aquellos que los Lamanitas llamaban, Jacobitas, y Josefitas y Zoramitas; por tanto, los verdaderos creyentes en Cristo y los verdaderos adoradores de Cristo (entre los cuales se hallaban los tres discípulos de Jesús que habían de quedar eran llamados nefitas, y Jacobitas, y Josefitas, y Zoramitas. Y aquellos que rechazaban el evangelio eran llamados lamanitas, Lemuelitas e Ismaelitas." (4 Ne. 36,38.) Hacia el final los nefitas, (hablando del grupo de piel blanca, los llamamos nefitas por linaje y nacionalidad) se volvieron más corruptos y malvados que los lamanitas y fueron destruidos como pueblo y como nación en las grandes guerras que hubo en todo el continente (Morm. 6.) Había muchos grupos nefitas sin embargo, que no fueron destruidos en el conflicto final, y éstos, (con algunas posibles excepciones) se han mezclado desde entonces con los Lamanitas y el pueblo que ha resultado es conocido por el mundo como los Indios Americanos. (1 Ne. 13:30; 2 Ne. 3:1,3; 9:53; Alma 45:13,14; D. Y C. 3:16,19.)